viernes

¿Tiene un poder oculto el Jurado Nacional de Elecciones?



Más allá del panorama parlamentario y la suerte del gabinete Jara, durante estas semanas se están pulseando fuerzas entre otros poderes del Estado, niveles de gobierno y organizaciones políticas. En concreto, entre el Poder Judicial, el Jurado Nacional deElecciones (JNE) y los correspondientes Jurados Electorales Especiales, presididos por un juez superior designado por la Corte Superior de Justicia que corresponde a la sede del Jurado Electoral Especial, e integrados por un primer miembro, que es un fiscal superior designado por la Junta de Fiscales Superiores respectiva, así como por un segundo miembro, que es un ciudadano designado mediante sorteo en acto público.

Como ya lo descubrieran los miembros del Jurado Nacional de Elecciones en los inmediatamente anteriores procesos electorales, de pronto cuentan con una fuerza y poder de negociación ante el Poder Ejecutivo y otros actores de la política nacional que pueden aprovechar coyunturalmente para otras negociaciones. Nos referimos a su capacidad para  tachar candidatos y sacarlos de carrera, como sucedió con la candidatura de Alex Kouri, quien fuera candidato a la Alcaldía de Lima hasta que la ONPE y luego el JNE declararan improcedente su postulación, variando significativamente el escenario electoral. Pero también al tratamiento a futuro de procesos judiciales en curso.
La complejidad de los procesos electorales en esta oportunidad se ha incrementado notablemente por varios elementos que lo diferencian de los comicios anteriores: mayor número de postulantes, escenario de incertidumbre sobre el futuro económico y sus consecuencias en la distribución del canon, presencia de muchos personajes condenados, vinculados al crimen, narcotráfico en particular, otros acusados de terrorismo y una injerencia disimulada pero activa del Poder Ejecutivo y el Jurado Nacional de Elecciones.
Por un lado, tenemos un mayor número de postulantes en prácticamente todos los gobiernos regionales y municipios provinciales y distritales que, lejos de mostrar la amplitud de la participación ciudadana en los comicios, evidencian un panorama sombrío de fragmentación y aventura. Y es que finalmente, ante la ausencia de organizaciones políticas fuertes legitimadas y  consistentes, lo que se constata es, una vez más, la presencia de miles de buscadores de “éxito” sin más programa e ideología que el hacerse de un espacio del poder, que, una vez obtenido,  resultan en gestiones desastrosas, que sin duda afectan más que la gobernabilidad del país.
La primera consecuencia de este escenario, casi segura ya, es que se tendrá que proceder a la segunda vuelta electoral o ballotage para elegir presidentes regionales en la gran mayoría de circunscripciones. Sería sorprendente que alguno de los candidatos actuales pueda llegar con más de los votos requeridos en primera vuelta luego del enorme fraccionamiento político y la multiplicación de listas, alentada por la situación de crisis y corrupción que se ve generalizada en el país a partir de los casos denunciados en los gobiernos regionales de Cajamarca, Tumbes, Loreto y Ancash.
A partir de los resultados inciertos, pero hartamente previsibles de la primera vuelta electoral, esta situación provocará, en la mayoría  de los casos, que los ciudadanos votantes por los candidatos perdedores lo hagan luego contra quien obtuvo la mayoría relativa y así resulten ganadores personajes que en verdad cuentan con escaso respaldo y legitimidad, como ocurrió, por ejemplo, en Puno durante las elecciones anteriores entre los candidatos del movimiento RAICES, Juan Luque, quien obtuvo el 23.3 % de los votos válidos, y el candidato del movimiento AQUÍ, Mauricio Rodríguez, que con sólo el 15.2 % pasó a la segunda vuelta  y finalmente fue el ganador, en un escenario en el que los votos blancos y viciados superaron el 28%.
Poco es lo que se puede hacer a esta altura del proceso, que en el nivel municipal podría hasta provocar un terremoto pre electoral si se procede a anular la candidatura de Luis Castañeda, por falsedad genérica respecto a sus títulos y estudios, como ya ocurrió con uno de sus principales candidatos distritales. No hay que olvidar que son muchas las fichas que se mueven lejos del escenario público interesadas en darle diversos cursos al proceso electoral en marcha. Sabemos que las resoluciones del JNE son inapelables, lo cual no las libra de sospechas, que los partidos son muy débiles, no hay actores sociales significativos y los grupos económicos de poder se acomodan a las circunstancias. Esperemos que las buenas noticias vengan del lado de los ciudadanos.

desco Opina / 15 de agosto de 2014
Descargar aquí

Azul es el cielo y también el color más caro



Durante décadas, cada día en Lima aumenta el caos vehicular por no aplicar reformas en la estructura del sistema de transporte urbano que lo impidan. Felizmente, ante este problema que  se arrastra desde muchas gestiones municipales metropolitanas, la actual administración edil está dando los primeros pasos para lograr un cambio. Pero este esfuerzo por iniciar las reformas se ha puesto en marcha de manera peculiar que merece nuestro respaldo, aunque por ahora sentimos que solo corresponde brindarle un medio aplauso y no uno completo por algunos aspectos que se analizan a continuación.

El primer corredor vial puesto en ejecución o corredor azul se ha diseñado para unir las avenidas Tacna, Garcilaso y Arequipa. En este recorrido nos detenemos para analizar el tramo que cubre la avenida Arequipa, que atraviesa una parte del cercado y 3 distritos: Lince, San Isidro y Miraflores. Es un tramo de 6 Km de extensión que recibe como flujo mayoritario de pasajeros a estudiantes y trabajadores de diferentes clases sociales que usan esta avenida como eje de conexión para dirigirse a sus centros de estudios, trabajos o sus hogares luego de la actividad diaria, cumpliendo una suerte de función de pivote para el trasbordo e intercomunicación con otras vías que la cruzan. 

No pretendemos oponernos a la reforma del transporte, necesaria e impostergable, pero sí llamar la atención sobre la tarifa establecida por la concesión vial (empresa privada), que se suma como una raya más al tigre de las tarifas sobredimensionadas que pagamos los peruanos en otros servicios como la telefonía o el gas, entre otros. El costo del pasaje de un usuario a lo largo de la avenida Arequipa, con el sistema actual, ha sido de s/.1.00 aplicable solo en el tramo de la avenida Arequipa. Ahora, con este nuevo sistema del bus patrón, el pasaje costará S/.1.50 hasta el año 2015, lo que significa que el pago de la popular china (50 céntimos) por el recorrido de distancias cortas, aprovechado por los usuarios que, por ejemplo, se trasladan del parque Kennedy al cruce con la Avenida Angamos en Miraflores, o del Jirón Canevaro a la avenida Javier Prado entre los distritos de Lince y San Isidro queda eliminado en estos nuevos buses con tecnología de punta. Esto implica que la ganancia de los concesionarios sea mucho mayor, ya que además aumenta la capacidad de pasajeros (95 pasajeros entre sentados y parados) con respecto a una custer cuya capacidad máxima de pasajeros (sentados y parados) es de 40. Ver cuadro Nº 01

CUADRO Nº 01

CAPACIDAD MÁXIMA
TRAMO AREQUIPA

(pasajeros sentados y parados)
COSTO DEL PASAJE (S/.)
GANANCIA POR CAP. MÁX. (S/.)
Custer
40
1,0
40,0
Bus patrón
95
1,5
142,5
Fuente Observatorio Urbano 2014



Siguiendo con el análisis, los buses patrón, a diferencia de las actuales custer, que utilizan petróleo diésel, se abastecen de gas natural vehicular (GNV) mucho más limpio que el petróleo, siendo un combustible ecológico, pues la emisión de CO2 es mínima, sumado a que es muy barato: 1 m3 de GNV cuesta en promedio S/.1.50. Aquí hay sin duda un cambio cualitativo: las custer, al consumir el combustible más contaminante del mercado, generan gran cantidad de CO2 (plomo entre otros gases) y además de valor más elevado (S/. 11.00 el galón). El cuadro N° 02 que se adjunta muestra cómo el rendimiento económico por kilómetro de recorrido del bus patrón en la avenida Arequipa (una extensión de 6 Km.) significa un menor gasto de combustible en comparación con la custer.

CUADRO Nº 02

COMBUSTIBLE
TRAMO AREQUIPA

TIPO
COSTO (S/.)
UNIDAD
DISTANCIA (Km.)
RENDIMIENTO x Km
GASTO TOTAL (S/.)
Custer
diesel
2,9
Lt.
6
0,7 lt.
12,18
Bus patrón
GNV
1,5
m3
6
0,91 m3
8,19
Fuente: Observatorio Urbano 2014 - Protransporte-especificaciones técnicas mínimas de los  gasocentros sur y norte 2009.





Comparando los cuadros 01 y 02 se aprecia la ganancia potencial por viaje con la capacidad máxima de pasajeros en el tramo de la avenida Arequipa. Así, mientras la custer obtiene una ganancia de S/. 27.82, el bus patrón obtiene una ganancia de S/. 134.31, casi 5 veces más que la custer (Ver cuadro Nº 03). 

CUADRO Nº 03

GANANCIA POR CAP. MÁX. (S/.)
GASTO (S/.)
GANANCIA FINAL (S/.)
Custer
40,0
12,18
27,82
Bus patrón
142,5
8,19
134,31
Fuente Observatorio Urbano 2014 Créditos: Jaime Miyashiro y César Orejón



Es claro que hay más aspectos a considerar en el análisis. Los beneficios de la formalización del transporte en este nuevo corredor vial, y en los que vengan a futuro, proporcionarán mayor seguridad, menos contaminación, menor congestionamiento vehicular y menor tiempo de viaje. En contraste, si se toma a la empresa Orión como caso, se encuentra un costo del transportista por cobro por afiliación de S/. 20.00 diarios, además de S/.300.00 al año por concepto de renovación de contrato y mantenimiento del vehículo. También se tiene que considerar a dos personas como trabajadores sin beneficios sociales en una custer (el chofer y el cobrador), mientras que en un bus patrón solo trabaja un chofer cobrador que cuenta con los beneficios sociales de un trabajador formal. Además, la empresa asegura la disposición de un centro de operaciones que monitorea mediante cámaras de seguridad los buses. 

Pero la obtención de estos beneficios no significa que el público usuario tenga que pagar más por un pasaje urbano; la formalidad no debe significar un mayor incremento de la tarifa que termine afectando directamente al ciudadano de a pie. Encontramos finalmente que el costo de la formalización y de un mejor servicio no justifica la sobre ganancia en esta nueva empresa de transporte, lo que tiñe el proceso de un carácter liberal de promoción de la acumulación capitalista en una gestión que se considera inclusiva y de centro izquierda.

Creemos que hay soluciones que se pudieron dar de otra manera comprometiendo, porque le compete directamente, al gobierno nacional. Es posible abaratar o al menos no subir el costo del pasaje en los transportes masivos para así beneficiar al pueblo, considerando que los buses patrón se abastecen de GNV. Si los costos de la empresa justifican la necesidad de elevar la tarifa para operar, hubiera sido lógico encontrar, como en muchos lugares del mundo, un mecanismo de subsidio, en este caso al gas, considerando que el Perú tiene yacimientos inmensos. La ausencia de una política definida por parte del Estado nacional como fiscalizador y regulador de empresas privadas nos impide, por ahora, alcanzar el objetivo de que todos ganemos sin aumentar la brecha que divide a pobres y ricos, que nos impone el modelo capitalista que rige. 

desco Opina - Regional / 8 de agosto de 2014
Programa Urbano
Descargar aquí

Candidatos bajo la lupa en Junín y Huancavelica



Pareciera que en el Perú las elecciones regionales traen tiempos de unión y fraternidad, pues sirven para hermanar y conciliar –de la noche a la mañana– los intereses de  movimientos y partidos políticos. Al cierre de inscripciones de candidatos, hay trece listas en Junín y nueve en Huancavelica. Sorprende  la cantidad de listas presentadas, que incluyen la más variopinta mezcla de personajes, amigos, parientes, compadres, políticos con trayectoria e improvisados.
Sin embargo, no contaban con un pequeño detalle: el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) a través de la Central de Operaciones del Proceso Electoral (COPE) ha puesto el ojo en las listas presentadas y realizado observaciones a casi todas ellas. El número de candidatos cuyas solicitudes de inscripción han sido declaradas inadmisibles, improcedentes y con tachas, llega a 26 550 a nivel nacional; precisando que 1691 son solicitudes improcedentes,  24 770 inadmisibles y 89 con tachas en trámite contra candidatos.
Lo que resulta más preocupante son los errores que cometen los aspirantes  a futuros gobernantes. En la región Junín el  presidente del Jurado Electoral Especial de Huancayo, Cristóbal Rodríguez Huamaní,  indicó que un 98% de listas fueron declaradas inadmisibles por no cumplir con requisitos básicos.  Para citar algunos casos, fue declarada improcedente la inscripción del Partido Político Solidaridad Nacional (SN), dado que este no consignó en el acta de su Congreso Nacional Extraordinario para elecciones internas, sus candidaturas para consejeros accesitarios por Tarma y Satipo,  o por ejemplo, candidatos que no sustentan su tiempo de residencia en el lugar al que postulan como el caso del candidato al gobierno regional de Junín por el partido Fuerza Popular (fujimorismo) César Combina. Esta pequeña muestra se reproduce en igual medida en otras regiones como Pasco, Huancavelica, Ayacucho y Huánuco, según manifestó el presidente del Jurado Electoral Especial (JEE) de Huancavelica, René Espinoza Avendaño.
No hay justificación para errores tan sencillos. Se evidencia así, la  improvisación con la que se siguen manejando este tipo de procesos, el desconocimiento de las normas electorales y la pobre actuación de personeros legales de agrupaciones políticas que no cumplen a cabalidad sus funciones. Cabe señalar, además, que la responsabilidad también recae en los candidatos, puesto que ellos son la parte visible de las campañas y alguna tacha o imposibilidad impuestas a las listas, los afectará directamente.
Debido a la gran cantidad de listas inscritas, verificar los datos de estudios, la experiencia laboral y otra información en las hojas de vida de los candidatos, resulta muy difícil; por ello, a nivel nacional, la fiscalización se prolongará hasta días previos a las elecciones municipales y regionales del 5 de octubre. Este dato es muy importante pues significa que si el JEE comprueba que hay información falsa o que no corresponda a la trayectoria profesional o personal, los candidatos podrán ser excluidos de la lista electoral de las organizaciones políticas hasta siete días antes que se desarrollen los comicios. La exclusión podría darse incluso, hasta un día antes de las elecciones; toda la información se publica en el portal web del JNE.
Es meritoria la labor que viene realizando el Jurado Electoral Especial en estas regiones, pues la fiscalización y la transparencia ayudarán notablemente a que los procesos electorales sean asumidos con responsabilidad por parte de las agrupaciones políticas, fortaleciendo así la calidad de nuestros futuros gobernantes y la democracia en última instancia.

desco Opina - Regional / 25 de julio de 2014
Programa Sierra Centro
Descargar aquí