viernes

Sospechas sobre las cooperativas del VRAEM



Irresponsablemente, y bajo el argumento de que la mayoría de las cooperativas del VRAEM son «lavadoras» de dinero del narcotráfico, se viene satanizando a todas las que operan en estas localidades. En realidad, debería especificarse que estas sospechas se enfocan en las de ahorro y crédito, más no en las de productores –que representan el mayor número de ellas– que cuentan, además, con el apoyo de DEVIDA para asegurar su sostenibilidad. El hecho de que operen en zonas sensibles a la producción y tráfico de drogas, no justifica las sospechas sobre ellas; sin embargo, el polvo levantado, las afecta sin excepción.
“De las 671 cooperativas identificadas y contabilizadas en el Perú, casi la tercera parte está en el Vraem, que es un foco de generación de dinero ilícito”, aseveró el Congresista Lombardi, presidente de la Comisión de Economía, Banca, Finanzas e Inteligencia Financiera del Congreso. Al no existir obligación de estas instituciones de inscribirse en la Federación Nacional de Cooperativas de Ahorro y Crédito (Fenacrep), las cifras sobre su número y existencia son meras especulaciones, lo que no necesariamente aleja las sospechas de lavado de activos del narcotráfico y la minería ilegal; pero en estas sospechas no sólo estarían las que se ubican en el VRAEM, sino en todo el territorio nacional. Ya en el 2015 la Fenacrep se opuso a que se le otorgaran mayores facultades de supervisión a la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS), acusando la existencia de una campaña de difamación y calumnia, con el argumento de que sólo se requieren algunas modificaciones de la Ley General de Cooperativas que recoja el espíritu de su creación.
No es de sorprender que muchas de estas cooperativas hayan financiado intereses y preferencias políticas particulares, lo cual se habría puesto de manifiesto en la sesión del Pleno del Congreso de la República del 24 de mayo último; en donde la Comisión de Economía, Banca, Finanzas e Inteligencia Financiera –presidida por Guido Lombardi– y la Comisión de Constitución y Reglamento –presidida por Úrsula Letona–, expresaban dictámenes contrapuestos. Mientras la primera impulsaba mayores facultades a la SBS, la segunda proponía la creación de un organismo de supervisión específico denominado Superintendencia de Entidades Solidarias, con el argumento de que la SBS no era una institución impoluta evidenciado en el Caso Lava Jato, al señalar que “la SBS no ha estado a la altura de las exigencias de la coyuntura”, refiriéndose específicamente a la Unidad de Inteligencia Financiera que en su momento no habría reportado las denominadas operaciones sospechosas de muchos de los políticos implicados.
Queda claro que todo nuestro sistema financiero se halla permanentemente bajo la lupa. Un informe del 2016, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hizo una advertencia poco usual sobre la penetración de dinero sucio en la banca nacional. Cabe señalar que en las sucursales de la banca formal de la selva, quien realiza operaciones importantes debe responder varios complicados cuestionarios, lo cual puede ser entendido como una de las razones para que la bancarización de las operaciones comerciales lícitas no se masifique.
En esta misma sesión del Pleno, salieron a la luz vínculos de personalidades del mundo cooperativo con algunos legisladores, hecho que generó tensiones y enfrentamientos. Sin embargo, y pese a las negaciones, una cooperativa de Huaral que tiene en su cartera de clientes a legisladores de Fuerza Popular, está bajo las investigaciones fiscales, lo que trae por los suelos la teoría de que sólo el VRAEM sería susceptible de operaciones dudosas, pero demuestra con certeza que no existen mecanismos de fiscalización eficaces. El retorno del proyecto de Ley a la Comisión de Economía, alarga el debate y la aprobación de algún canal de control efectivo que despeje dudas e identifique a aquellas que bajo esa fachada están operando para cometer ilícitos.
Bajo los mismos argumentos, deberían ser sujeto de sospechas públicas muchas entidades de microfinanzas semidesconocidas que instalan minúsculas oficinas en muchas ciudades del interior del país –y en especial en la selva–, de las cuales se tiene poco o nulo historial conocido sobre la procedencia de su capital. Incluso otorgan préstamos con altos intereses, pero dados los escasos requisitos que exigen, tienen cautiva una cartera de prestatarios frecuentes. Si se tuviera esto en consideración, seguramente que a las 21 cooperativas investigadas por la SBS y/o la Fiscalía, se sumaría un número importante de empresas de microfinanzas, así como muchos prestamistas y financistas silenciosos.
Esta incertidumbre sobre la legalidad de las operaciones de las cooperativas y la escasa capacidad de control del Estado, puede derivar en un pánico financiero de sus ahorristas y prestatarios, lo que acarrearía un incremento de la informalidad y la desbancarización de muchas operaciones comerciales. Además de analizar quién gana con esta lentitud, se debe sopesar cuánto se arriesga y cuánto nos costará como país.

desco Opina - Regional / 15 de junio de 2018
Programa Regional Centro - descocentro




Vizcarra: un presidente como tú


En estos casi cien primeros días de la nueva administración del presidente Vizcarra, las marchas y contramarchas en las medidas anunciadas y promulgadas pero luego retiradas, van caracterizando al nuevo gobierno.
Se afirma, no sin razón, que estas inconsistencias son fruto de una gestión que carece de bancada propia en el congreso; más aún, no cuenta con una mayoría capaz de sustentarlo, hecho que lo obligaría a acercarse y buscar la aprobación de Fuerza Popular –la bancada fujimorista–, procurando soslayar o evitar cualquier tema que pudiera ponerlo en contradicción con ésta y su lideresa con el fin de no sufrir los bloqueos que experimentó su antecesor.
Sin embargo, más allá de las correlaciones de fuerza en el congreso y fuera de éste, hay un asunto clave que merece una reflexión, a la cual se han abocado ya algunos analistas, y tiene que ver en gran medida, con el perfil, la formación y la trayectoria del Presidente.
En este sentido, Martín Vizcarra no parece haber tenido una formación política que permita tipificarlo como liberal, socialista o socialcristiano (se dice que su padre fue aprista, pero eso no es automáticamente extrapolable al hijo); tampoco parece adherente de algún programa que oriente su acción política. Por ello, no sorprende ver a su gobierno y a su propia conducta como errática y carente de rumbo, poco hábil en sus apariciones públicas o en sus declaraciones a los medios de comunicación, evidenciando un gran desconocimiento de asuntos importantes para amplios sectores sociales.
Su trayectoria profesional de ingeniero civil, dedicado a la industria de la construcción no parece haber ayudado mucho en su formación política, y no se conoce de ninguna preocupación personal del Presidente por temas sensibles a amplios sectores de opinión pública como la reforma política, los Derechos Humanos, la igualdad de género, la libertad de expresión u otras.
Su experiencia política, el haber ejercido como presidente regional de Moquegua, le ayudó a crearse una imagen de eficiencia y de eficaz negociador, pero no parece haberlo preparado para afrontar grandes temas, indispensables para dirigir el país. El entorno regional en el que se desenvolvió, plagado de actores despolitizados, inorgánicos y carentes de orientaciones programáticas, dista mucho de un ambiente como el limeño, donde se mueven actores políticos con mayor poder e influencia y con mayores capacidades para presionar políticamente en defensa de sus intereses. No debería extrañar entonces, por más censurable que sea, su desorientación y descriterio para elegir a los personajes con los que se reúne.
Cabe preguntarse dónde están sus asesores, dónde está la mano de gente como el premier Villanueva, que sí tiene formación y trayectoria política. O bien carece de consejeros políticos, o bien no hace caso de los consejos, lo que es lamentable en cualquiera de las dos opciones.
El presidente Vizcarra, líder en una época de una fuerza regional inorgánica, no es otra cosa que un producto de la desinstitucionalización del país; su socialización política no se produjo en el marco de un partido orgánico que forma y entrena cuadros; eso es hoy algo muy común en el país. No nos extrañemos por tanto que estas situaciones sigan reproduciéndose en los próximos años.
Claro que su antecesor, con mayor perfil político (es un liberal), acostumbrado a moverse en el mundo de las finanzas y de los lobbies privados, y con una mayor trayectoria política en el Ejecutivo (fue ministro, primer ministro e hizo dos campañas presidenciales), no tuvo mayor suerte en su corto paso por la presidencia de la República, lo que estaría indicando que los déficits del presidente Vizcarra son un gran problema, pero su superación no es garantía de éxito, si no va acompañada de otros factores como la formación de una alianza sólida con sectores del Congreso, algunas fuerzas políticas y la sociedad civil, algo para lo cual el presidente no ha mostrado mayor disposición. ¿Qué es lo que entonces parece sostenerlo?
Los yerros presidenciales son tolerados en esta coyuntura, porque ninguna fuerza política importante tiene hoy interés en bloquear la gestión de Vizcarra y vacarlo, más aún, cuando la bancada mayoritaria de Fuerza Popular está políticamente jaqueada y casi a la defensiva, y el nuevo presidente les resulta funcional. Esto, sin embargo, no tiene ninguna garantía de durar hasta el 2021, lo que abre una preocupante interrogante sobre la futura estabilidad política del país.
Los actores políticos y la ciudadanía realmente preocupada por las reformas políticas, el respeto por las libertades, la equidad de género, la desigualdad y la modernización social del país, afrontan tareas muy complicadas.


desco Opina / 8 de junio de 2018