lunes

¿A Lima con el chimpún?

La futura elección de autoridades municipales en Lima genera distintos comentarios sobre sus implicancias en la alta política. Nosotros queremos referirnos en esta nota a algo relacionado, más bien, con los problemas de la ciudad.
El alcalde de Lima no quiere que su partido –Solidaridad Nacional– siga gobernando la ciudad. Esa agrupación no presentará candidato en ningún distrito de Lima. Los que quieren repetir el plato, cuentan con el permiso explícito de Castañeda para cambiar de camiseta por la que mejor les convenga, ya que el alcalde no hace recomendaciones colectivas.
Se trata de un hecho inédito: Castañeda gobernó dos veces la ciudad con buen «rating», pero ya no quiere que ninguno de los suyos –ni uno solo– siga con su legado. A Castañeda ya no le importa gobernar la ciudad que le ha dado tanto éxito, pues colisiona con su estrategia para intentar gobernar el país. Quiere ser presidente y lo que suceda con Lima interesa en la medida en que lo ayude en ese propósito. En ese sentido, Castañeda «regala» la ciudad y se retira con su equipo, leal a él y no a Lima.
El ex alcalde del Callao ahora quiere ser alcalde de otra ciudad: la ciudad de Lima. Su partido ya no se llamará Chim Pum Callao. Para esta elección buscará un nuevo movimiento o partido, dado que los limeños no aceptarán que el Callao gobierne a Lima. Hará como hizo Fujimori para sus reelecciones: un partido o frente político para cada ocasión. Es obvio que lo que motiva a Kouri no es el amor por la ciudad de Lima, sino su importancia como plaza electoral en su carrera política: primero alcalde de provincia, luego presidente de región, ahora quiere ser alcalde de la capital. Luego tentará la presidencia del país. Es lo que quisieron hacer los hermanos Cáceres Velásquez, partiendo de Juliaca a Arequipa, sin lograr su intento por Lima. Todo esto es perfectamente comprensible dentro de la política peruana. ¿Lo es pensando que las ciudades son intercambiables como figuritas de colección?
Lourdes Flores, frecuente candidata a la Presidencia de la República, ha sido castigada por los suyos. Con razón o sin ella, la derecha le ha dicho que si quiere gobernar algo, deberá olvidarse de la presidencia y concursar por Lima. Y que se apure en decidir, porque otros también quieren ese puesto. Lima será su premio consuelo. Quienes se lo ofrecen no están pensando en el mejor destino de la complicada metrópoli, sino en el mejor destino de la cabeza visible del Partido Popular Cristiano.
Para los aludidos –y otros más– la ciudad no importa como metrópoli. Importa como plaza política. Los problemas de la ciudad –aquellos que reclaman alcalde o alcaldesa– no interesan. Lima es importante como trampolín a otra cosa (sea la presidencia de la República o negocio similar). Sin embargo, las ciudades tienen alma. Cada una tiene habitantes diferentes de la otra, con amores, odios, fobias y problemas. Lima, Callao, Juliaca, Arequipa, todas son lo mismo para algunos políticos, pero no lo son para sus habitantes.
¿Qué harán estos políticos en la campaña de Lima? Harán lo que saben hacer. Escogerán uno o varios de los numerosos problemas de la ciudad, los diseccionarán y los empaquetarán como promesa aislada. De esta manera, transporte, tránsito y vialidad se resumirán en «sí al tren» o «no al tren» para hacer promesas puntuales al respecto, con algún plus inteligente. Algunos harán una sola propuesta con atractivo mediático. Otros ofrecerán una suma de promesas, una para cada distrito. Los candidatos de distrito hablarán como si Lima no existiera o como si los asuntos graves pudieran ser resueltos sin considerar al gobierno metropolitano, y aquí nos referimos al gobierno regional metropolitano.
No hablarán de Lima, de esta ciudad que tiene alma propia, con un territorio que va desde Ancón hasta Pucusana. Los limeños debieran pensar cuál será el verdadero sentido de las promesas, cuando se hable de seguridad ciudadana, del problema del transporte, del empleo juvenil, de la calidad de las viviendas en los pueblos jóvenes, del mercado mayorista, de las viviendas que se caen en el Rímac o en los Barrios Altos, del asfalto en Lima Sur, de los puentes sobre el río Chillón y el río Lurín. Se tratará de promesas de personas que le hablan a la ciudad de Lima como políticos profesionales que quieren llegar más alto.

desco Opina / 5 de abril 2010

Descargar Aquí

5 comentarios:

marita dijo...

Creo que los ciudadanos tenemos derecho a elegir a quien nos parece el candidato más capacitado para asumir Lima. Hasta el momento, el único que se ha paseado por distritos llevando propuestas prácticas es Alex Kouri que demuestra que está bien preparado y conoce la realidad de la ciudad. Si tiene aspiraciones para presidencia, eso se sabrá en su momento. Lo que nos importa es que trabaje bien y haga mejores cosas de las que hizo en el Callao. A Lourdes la conocemos y el tema de la casi desaparición del PPC demuestra su desesperación por lograr un puesto que los mantenga en la vista publica. Tendremos que esperar el 23 de este mes para conocer si se lanza o no a Lima, y lo que más nos interesa sabremos cuáles son sus propuestas

Campeona dijo...

Me parece legítimo que Castañeda aspire a más. Ya fueron dos periodos exitosos y se va bien posicionado. Quienes quedan se deben juntar con alguien con experiencia para sumar esfuerzos y capacidades con la finalidad de hacer de sus distritos mejores lugares donde vivir. Veo con mucha expectativa la plataforma de Alex Kouri que está juntando a los alcaldes exitosos y a gente exitosa como Diógenes Alva, un dirigente del emporio más grande del país: Gamarra, que tiene la experiencia para cambiar La Victoria. Ya era hora que la gente que se ha hecho desde abajo acceda a puesto de gobierno para aportar y qué bueno que Kouri tenga el olfato para captarlos. Mi voto es por Diógenes Alva y por Kouri para Lima

carlos dijo...

Bonito el titular "A Lima con el Chimpun" pero de pistola, era antes el termino que se daba a la pistola, eso es lo que maneja esa banda de delincuentes, con otro gobierno (NO APRA) debería estar en la cárcel, en la sala de Montesinos hablando sobre las maniobras que debería haces y que se cumplierón en su momento (asociación para delinquir), CONVIAL, el Callao sigue igual, que experiencia, lo único que sabe es ROBAR Ali Babá.
En la inauguración de la Muni callao hubo un valiente que se atrevió a gritarle ladrón a voz en cuello y todos los delincuentes le cayerón.
Lamentablemete pasamos por una crisis moral, donde se cree lo que se consigue se consigue por influencia, coima.
MORALIZEMOS EL PERU.

Daniel dijo...

Es muy cierto tu comentario de la importancia que le dan los candidatos y si quieres seguir mencionando ahí tenemos otros candidatos que no parecen interesarles la ciudad sino la oportunidad electoral pàra estar vigentes. Pero tambien debemos reflexionar qué es lo que sucede en nuestra ciudad, en nuestra región, en nuestro país, no sólo es el fujimontesinismo mafioso que representa Kouri y quiere capturar Lima sino el narcotráfico, asi como ha puesto congresistas en partidos débiles y nuevos, debe estar promoviendo candidaturas municipales.
Sería muy interesante poder identificarlos, ya sabemos lo que eso cuesta, pero debemos intentarlo.

maria dijo...

gracias daniel por lo menos ya somos 2 que nos oponemos a la corrupcion, y asi debe existir mucha gente honesta que va a rechazar al delincuente kouri.
Respecto al comentraiod ela Droga, en mi humilde opinion es que somos un pais que vende la droga en forma legal y es el propio estado quien esta involucrado, por que no podemos exportar tanta droga sin el menor control, y esos que caen en el aeropuerto con droga en el estomago, son los paqueteros DE LA ESQUINA no representa ni el 0.0001% del total.
Debemos promover la moral del pais, que es dificil pero hay que hacerlo.
suerte a todos los peruanos , no repitamos la historia broderes